Skip links

Diplomado en Liderazgo Emocionalmente Ecológico

Diplomado en Liderazgo Emocionalmente Ecológico

PRESENTACIÓN
El liderazgo afectivo es efectivo.

Un líder emocionalmente ecológico es capaz de generar sentido de misión, compromiso y conciencia de pertenencia en su equipo. Su capacidad de influencia reside en su coherencia, su humildad, su sabiduría, su ética y su capacidad para gestionar de manera equilibrante su mente y sus emociones.

Las Organizaciones y empresas del siglo XXI, caminan y evolucionan hacia un modelo de organización diferente, por eso la Ecología Emocional propone un nuevo modelo de liderazgo. Si queremos Organizaciones Emocionalmente Ecológicas (OEE), es preciso que las personas y líderes que las conforman también lo sean.

Líderes que se autolideran y automotivan, orientados a construir, capaces de promover los cambios sustanciales que las organizaciones y nuestro mundo actual precisa.

“Los Ecosistemas laborales mejoran
cuando mejoran las personas que los habitan”.

 

Mercè Conangla y Jaume Soler
Creadores del Modelo Ecología Emocional.

 

El Instituto de Ecología Emocional, ofrece a las Organizaciones la vocación de servicio y la aportación de la experiencia de más de veinte años en Crecimiento y Desarrollo Personal; el cual cuenta con un modelo propio: La Ecología Emocional, que se ha demostrado en la práctica muy útil para el trabajo específico de autoconocimiento, gestión emocional, la mejora del clima emocional y el bienestar de personas y colectivos profesionales.

Liderazgo Emocionalmente Ecológico es un programa innovador que se distingue porque se basa en la aplicación del Modelo de Ecología Emocional en las Organizaciones mediante la FORM-ACCIÓN – formación + realización de acciones de mejora específicas vinculadas a la misma.

  • Líderes encargados de guiar a sus equipos en la autorresponsabilidad y la autogestión de sus talentos.
  • Equipos de dirección que trabajarán con la calidad emocional como factor clave dentro de la organización.
  • Profesionales y equipos de trabajo, situados en puntos clave dentro de una Organización.

Este programa está especialmente recomendado a medida que crece la responsabilidad directiva dentro de la Organización, ya que el proceso de autoconocimiento es más necesario para desarrollar una mayor capacidad de influencia y liderazgo, y tener que gestionar y conducir relaciones interpersonales y dinámicas de grupo.

OBJETIVO PRINCIPAL:

Formar profesionales competentes, capaces de gestionar sustentablemente los desafíos de las organizaciones en el nuevo milenio, aplicando el modelo de Ecología Emocional en su práctica profesional, con sus equipos de trabajo, la organización y la sociedad.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

  • Mejorar el conocimiento de sí mismo, como base para el cambio y mejora personal y de la Organización, aumentando así la calidad emocional dentro de la misma.
  • Promover un cambio de mentalidad, para pasar de la visión de un jefe tradicional a un Líder Emocionalmente Ecológico, con una visión ecosistémica de su misión.
  • Formar a los líderes, para que sean capaces de gestionar de forma emocionalmente ecológica y equilibrada su vida personal y su carrera profesional.
  • Proporcionar a los líderes, apoyo, estrategias y recursos formativos de alto nivel en el desarrollo de valores y gestión emocional personal, de tal forma que su aplicación en forma de conductas adaptativas y equilibrantes impacte positivamente en el entorno organizacional y social.
  • Posibilitar que los líderes sean capaces de dar mejores respuestas a los problemas y conflictos que se vayan presentando en las dinámicas organizacionales.
  • Recuperar la creatividad, la eficacia y la eficiencia en los equipos de trabajo, desde un liderazgo Emocionalmente Ecológico, que conduce a sus equipos hacia la excelencia, a través de la congruencia.
  • Fomentar el compromiso emocional de las personas que integran la Organización.
  • Impulsar una ética laboral, detectando y transformando los valores pensados en valores vividos.
  • Promover un liderazgo efectivo, basado en la congruencia (entre lo que se piensa, siente y ejecuta).
  • Mejorar el clima laboral a través de la gestión de las propias emociones.
  • Reducir el ausentismo emocional y absentismo, promoviendo la implicación, compromiso y motivación a través del sentido, del para qué.
  • Prevenir riesgos laborales en materia psicosocial.
  • Fortalecer las conductas que hacen avanzar a la Organización a través de la responsabilidad 100% y la conciencia del impacto emocional global.
  • Conjugar objetivos personales y objetivos profesionales para fomentar el compromiso y la implicación individual y colectiva.
  • Dotar a la Organización de corazón.

Nuestra Diferencia:

  • El Instituto de Ecología Emocional, creado en Barcelona, España, 20 años de experiencia en Crecimiento Personal y Organizacional. Es una entidad con fines sociales y de mejora del mundo en el que vivimos.
  • La Ecología Emocional, base de este programa, creada por Jaume Soler y Mercè Conangla, lleva más de diez años aplicándose con una metodología propia, cretiva e innovadora en diferentes organizaciones en Europa. Existe una base teórica de más de quince libros publicados sobre este tema y un programa de Máster en Ecología Emocional desde 2011 en Barcelona, Madrid y Zaragoza en España. En México: Guadalajara, Ciudad de México, Aguascalientes y próximamente Puebla y Cuernavaca. En América Latina: próximamente Buenos Aires.
  • Es un programa de FORM–ACCIÓN. El objetivo no es inculcar conocimientos sino desarrollar mejores actitudes y competencias en la gestión emocional para que mejorando cada persona mejore el ecosistema, Organización y viceversa.
  • Este programa supera el planteamiento de Form-Acción para profesionales y empresas puesto que se compromete a la mejora de todo el Ecosistema Organizacional. No se trata sólo de saber y aprender nuevas formas de gestionar emociones y mejorar actitudes. Se trata de realizar acciones comprometidas en dos líneas: mejorar uno mismo para que mejore el ecosistema, mejorar el ecosistema para que aumente la calidad de vida y bienestar de las personas que participan en él.


¿Cómo lo conseguimos?

Vinculando la formación a la acción de mejora y éstas al reconocimiento de la calidad emocional personal y organizacional. 

Contenidos del programa de form-acción

El liderazgo emocionalmente ecológico, se basa en la influencia. Liderar significa transformar, convenciendo y no imponiendo. La influencia reside en la coherencia, humildad, sabiduría, ética y capacidad para gestionar de manera equilibrante el universo mental y el emocional. Dos valores son clave en este modelo de liderazgo: la responsabilidad 100% y la conciencia del impacto global.

El líder Emocionalmente Ecológico, es un visionario ecosistémico. Vendedor de sueños compartidos. Intuitivo y proactivo, se anticipa al futuro y tiene una mirada a largo plazo, con un sentido de la realidad coherente. Abierto de mente y corazón.

El líder Emocionalmente Ecológico es una persona que promueve la Creatividad, Autonomía, Proactividad y Afectividad (CAPA).

  • Promueve la Creatividad, y por eso es capaz de gestionar la incertidumbre, evita la rutina y permite el error como posibilidad de aprendizaje.
  • Promueve la Autonomía, que supone asumir la responsabilidad individual, y la conciencia de la interdependencia de los equipos de trabajo. Promueve que los colaboradores sean personas capaces de pensar por sí mismas y con visión crítica; capaces de tomar decisiones y asumir riesgos.
  • Promueve la Proactividad, que supone asumir la riqueza de la diferencia y aceptar las discrepancias, reconocer que los conflictos forman parte de la vida y que se puede aprender a afrontarlos de manera pacífica.
  • Promueve la Afectividad, porque le importan las personas. Construye equipos con corazón, donde lo afectivo es lo efectivo. Cultiva la cultura del agradecimiento y los valores de la humildad, la alegría, la honestidad, acogida y confianza en el otro, espíritu de colaboración y servicio. Su principio de motivación es: Juntos somos más fuertes.

Programa de 64 horas presenciales.
8 módulos de 8 horas cada uno – 1 sesión mensual.
Grupo máximo 40 participantes.

Sede: Por definir ambas partes

Horarios: De 9am a 2 pm y de 3 a 5 pm.

Duración del programa: 8 meses.
Calendario se define con cada organización.

Desde el inicio de la formación, como trabajo posterior a cada módulo, los participantes irán creando y diseñando las acciones de mejora ecosistémica que consideren aplicar para sus equipos, la organización y la sociedad.

Nota: La propuesta del presente programa es factible de realizar los ajustes solicitados por la Organización para dar la mejor respuesta al momento y retos que ésta desea afrontar, de acuerdo a los recursos disponibles, así como el alcance que e quiera lograr.

PROGRAMA

El líder emocionalmente ecológico es un vendedor de ilusiones compartidas, un líder visionario, dotado de sentido de realidad, coherente, abierto de corazón y de mente, capaz de ver anticipadamente y de apostar a largo término.

  1. La Ecología Emocional, como modelo ecosistémico para un liderazgo del siglo XXI
  2. El código ético para ser el cambio que se quiere ofrecer a la Organización
  3. Líder visionario que piensa globalmente para actuar localmente
  4. Profesionales y líderes Creativos-Autónomos-Proactivo-Afectivos
  5. Las tres leyes de la Ecología Emocional para transformar las relaciones
  6. La coherencia personal, pilar del liderazgo

Todo es incierto. De la misma manera que hay fronteras espaciales también existen las fronteras interiores, existenciales. Como es afuera es adentro. Existe un mundo interior que es necesario reconocer, recorrer una y otra vez. ¿Actualizamos nuestro mapa mental y emocional? ¿Aceptamos que la vida es cambio o nos resistimos a salir de nuestra zona de confort, por miedo a los dragones? ¿Somos exploradores de nuevos territorios más allá de la incertidumbre y el miedo a lo desconocido? ¿De qué maneras protegemos nuestros territorios interiores dentro y fuera de nuestras organizaciones?

  1. Autoliderarse para liderar.
  2. Conocimiento de los territorios interiores. La cartografía vital. Los miedos de un líder
  3. Las 4 zonas de la existencia. De guardián del territorio a explorador de nuevas posibilidades
  4. Invasiones de territorios, creación de fronteras y barreras por falta de margen de maniobra
  5. Límites y espacios emocionales protegidos para un liderazgo efectivo
  6. Emociones vinculadas a la territorialidad
  7. La incertidumbre y la provisionalidad para la gestión ecológica del cambio

Para promover la cultura de la libertad y responsabilidad, se cultiva la autonomía. La persona autónoma es capaz de ejercer una libertad responsable sin necesidad de ser supervisada, controlada, penalizada o reforzada para cumplir su misión. Es una Persona ágil en sus planteamientos y toma de decisiones porque funciona con la fluidez que se deriva de aplicar la responsabilidad cien por cien.

  1. Responsabilidad 100%. Decisión y compromiso
  2. Conciencia del impacto individual en el ecosistema laboral.
  3. Asumir el control de la propia vida y desarrollar el potencial
  4. Aprender de la naturaleza para actuar de manera equilibrada en la Organización
  5. De lo urgente a lo importante: de lo que aporta valor a lo prescindible
  6. El darse cuenta y el hacerse cargo
  7. Transformar al crítico interior en un entrenador personal

La energía nunca muere, se transforma. Somos sistemas abiertos de energía, que la intercambiamos permanentemente, con nuestros pensamientos, emociones, sueños, experiencias, conductas, valores, creencias, informaciones, decisiones… Nos han enseñado a mirar por nuestro capital financiero. Es hora de tener en cuenta nuestro capital emocional. Si damos mucho y recibimos poco, nos descapitalizamos, si solamente recibimos nos atrofiamos. ¿Cómo gestionamos nuestra energía individual? ¿Cómo nos mantenemos motivados, más allá de las circunstancias y el entorno?

  1. Los cinco capitales que gestiona un líder Emocionalmente Ecológico
  2. Aprender a confiar en uno mismo. La automotivación
  3. Oportunidades: posibilidad, capacidad, merecimiento. Autorrespeto
  4. La voluntad, una energía emocionalmente ecológica
  5. Problemas en el uso y gestión de la energía emocional: dependencias, ausentismo, incontinencia y desbordamiento emocional
  6. La eficiencia y eficacia emocional para prevenir fugas de energía

El liderazgo Emocionalmente Ecológico es influyente. La influencia reside en la coherencia y la capacidad de gestionar el sentido de la vida personal y profesional de manera armónica y equilibrada. Conlleva la mejora y la transformación personal, para inspirar la mejora y la transformación de las personas que lidera.

  1. El arte de la resiliencia
  2. Recobrar la serenidad, sin perder la productividad.
  3. La diversificación energética en proyectos diferentes. Aprender a delegar
  4. El reconocimiento de la propia vulnerabilidad para ser más fuertes
  5. Fortalezas, capacidades y habilidades a ser cultivadas
  6. Refuerzos, reconocimientos, agradecimientos, vitaminas emocionales para liderar

El líder emocionalmente ecológico está abierto a otras visiones diferentes, no se cierra a los argumentos del otro, no va con guiones prefijados. Puede efectuar un cambio de ruta sin dramatizar si se le proporcionan argumentos adecuados. Va directo al tema, aplica la regla de Aristóteles, no manipula, no se vale de rumores.

  1. La comunicación Emocionalmente Ecológica
  2. Palabras para crear puentes en la comunicación
  3. Comprender el cómo y el porqué de las opiniones
  4. Los diferentes niveles de la comunicación
  5. Los diálogos interiores
  6. “La casa de la palabra” como metáfora de la comunicación asertiva
  7. Retroalimentación emocionalmente ecológica
  8. Entrevistas face to face: conversaciones de influencia, de motivación y mejora

El líder emocionalmente ecológico es un visionario con un estilo honesto y claro de afrontar la realidad, y colabora en la creación de un buen clima laboral. Se define ante los demás aceptando que no puede gustar a todos y asumiendo el riesgo del rechazo, pero también consciente de que la diferencia enriquece al conjunto.

  1. La “metáfora del iceberg” aplicada a los vínculos laborales. Lo que se ve no es todo lo que hay
  2. La contaminación emocional. Gestión de los malentendidos
  3. La distancia adecuada para construir relaciones profesionales. No es lo mismo implicarse que comprometerse.
  4. Los 7 principios para la gestión ecológica de las relaciones en la Organización
  5. Prevención y resolución de conflictos en los equipos. Gestión del caos emocional
  6. Llegar a acuerdos y acordar el desacuerdo
  7. Conversaciones de bisturí: revisión de objetivos y evaluación
  8. Estrategias para desactivar el Primitivo: reconducción de actitudes

El líder emocionalmente ecológico es capaz de generar sentido de misión, compromiso y conciencia de pertenencia en su equipo.

  1. Trabajo del pensamiento positivo y las creencias potenciadoras
  2. Rangos, estatus, jerarquías. El poder del convencimiento y el modelaje
  3. La colaboración en lugar de la competencia
  4. Gestión de las equivocaciones, el error, la divergencia y la diversidad
  5. Gestión y ajuste de las expectativas
  6. Crear sentido de identidad y compromiso con el proyecto común